Carta abierta a Facebook

English version of this post

En Madrid, a 29 de febrero de 2012

A quien corresponda,

Les escribo en nombre de las personas que trabajamos día a día con su red social y en mi nombre en particular.

Hoy tengo una mezcla de sensaciones. El 11 de febrero recibí la primera notificación por parte de facebook. No era un mail dándome las gracias por todo el contenido que he generado sobre su red social, no era una carta agradeciendo a la cantidad de personas a las que he intentado ayudar con herramientas, optimizando sus estrategias, respondiendo a sus preguntas, definitivamente, no era un mail felicitándome por mi función: era una tentativa que me pedía que dejara de usar www.lachicadelfacebook.com como herramienta. La primera vez reaccioné positivamente, realicé un vídeo por San Valentín. Saqué toda la motivación, monté un nuevo blog y comencé de cero.

En pocos días hemos recibido una segunda notificación en la que se nos volvía a avisar de que no podíamos usar su nombre en un evento que estábamos organizando, coincidiendo con el fMC, con un único objetivo: ayudar al resto de hispanohablantes  a entender las claves del evento. El evento contaba con una mesa redonda, un traductor, un foro de discusión de expertos en redes sociales. El evento pretendía ser, una vez más, un foco de ayuda.

Ser embajadora de una marca sin recibir nada a cambio es difícil, pero ser embajadora de la misma recibiendo este tipo de comunicaciones es algo desmotivante por completo. Es  muy complicado intentar trabajar en algo y chocar constantemente contra un muro que te impide realizar tu función (algo por lo que no pido nada a cambio). Todos sabemos qué pasa cuando das la espalda a tus prescriptores.

Pero no vamos a morder la mano que nos da de comer, no voy a hacer más vídeos, no vamos a luchar. Llegará el día en el que haya una crisis reputacional y os daréis cuenta de qué preescriptores mantenéis de vuestro lado y cuales no.

Yo seguiré hablando de vosotros, pero me costará mucho seguir haciéndolo con la misma pasión. Tendré miedo de que el tercer contacto que tenga con vosotros se me exija una cuantía mayor por hacerlo. Goliat ha vencido pero creo que no era esa lucha la que tenía que ganar ya que nosotros nunca hemos iniciado una guerra, solo hemos hecho nuestro trabajo, solo colaboramos con vosotros.

Muchas gracias por vuestro tiempo, recibid un cordial saludo,

 

Clara Ávila