Al final del evento se servirá una copa de vino español

Al final del evento se servirá una copa de vino español

Comments

  1. Clarito como Clara es tu nombre ;).
    Yo añadiría algo más, con permiso: Marcas, sed 2.0 de verdad. No nos invitéis por el número de followers, que para eso puedes comprarlos sin invitarnos. Pedid que vayamos para contarnos algo realmente nuevo, o hacernos vivir una experiencia, pero también para preguntarnos y escucharnos. Si es que consideráis que nuestra opinión es importante, más que los seguidores que tenemos. Y por eso, mucho mejor si invitáis a los que sean de vuestro sector, y no a los que sólo tienen muchos fans, así los TT no serán sólo spam.
    De todas formas, Clara, gracias a esos eventos nos tomamos más de un gin tonic juntos. Bienvenidos sean.

    Hala, ya me he mojado.
    😉
    Bs.

  2. Lo de los regalos a la prensa por asistir a eventos yo lo he vivido en primera persona. En algunas presentaciones te daban un móvil, en otras unas zapatillas de deporte… incluso se regalaban portátiles a los periodistas que iban a cubrir la junta de accionistas de una determinada empresa. El problema no es el regalo, sino cómo te influya a la hora de valorar un contenido. Si eres un «estómago agradecido» jamás vas a criticar a esa empresa que te ha llevado de viaje para para darte un paseo en un superdeportivo de lujo. Si eres un profesional, te costará aceptar determinados regalos, o simplemente te dará igual lo que te den. Al fin y al cabo no es problema tuyo que alguien quiera regalarte un viaje en crucero y eso no debería comprometer tu trabajo.

    Con el tema blogs sucede lo mismo. A todos nos gusta ir a saraos donde te van a servir buen vino, te vas a hinchar a canapés o te van a hacer un bonito regalo. Pero si sabes de antemano que el contenido del evento no encaja con lo que publicas en tu blog, ¿para qué perder el tiempo asistiendo? Y si asistes creyendo encontrar un punto de interés, pero descubres que lo que se ha presentado no te sirve de nada, también es una estupidez publicar un post de elogio simplemente por el hecho de que te han atendido bien y te han agasajado con regalitos.

    Pero ahora pongámonos en el otro lado, es decir, en la perspectiva de quien organiza el evento para una empresa. Siempre puedes decirle a esa empresa que lo que verdaderamente importa es que el contenido salga publicado en aquéllos blogs que realmente tratan con rigor y seriedad la temática a la que pertenece. Pero en más del 90% de los casos la empresa te dirá que no, que ellos lo que quieren es aparecer en miles de tuits y en cientos de actualizaciones de estado de Facebook, que cuantos más impactos mejor. Con estos mimbres, ¿a quién vas a invitar y a mandar un regalito: al bloguero que publica todo el día artículos sobre tu sector pero que no llega a 600 seguidores en Twitter, o a ese «influencer» que apenas tiene interés por el tema pero que cuenta con 20.000 seguidores y siempre está tuiteando sobre los sitios a los que va?

    PD: Siento que me haya quedado tan largo, pero me parece muy interesante el tema del que habla Clara. ¿Es ahora cuando me tiene que hacer un regalo? 😉

  3. @Migueldonosti Says: diciembre 5, 2012 at 11:04 am

    Muy bueno Clara, sensacional post tanto en el contenido como el continenente (como diría el gran @calvoconbarba).

    No puedo estar más de acuerdo en todo lo que dices, lo bueno es que poco a poco, los que tenéis paciencia y voluntad para mantener vuestro propio blog, vais desenmascarando lo que muchos vemos desde la barrera: el humo 2.0.

    El plus que tienes además, es que aportas valor, avanzas y se nota que sabes de lo que hablas (a diferencia de gente que se hace llamar CM y solo lo es porque tiene el respaldo de su empresa).

    De cara a lo que expones, eventos, «supermegachupi-influencers», persecución de viralidad, etc… me gustaría comentarte mi impresión (puede q resulte un poco ácido):

    – Los pseudo-influencers no existen, solo gente que se autodenomina así. Si se quiere etiquetar a alguien como «influenciable» o que da repercusión a algo que te han enviado o evento al que asistes, por favor, no le llames así. Influence rima con «ego».

    – Muchas veces, por no decir en el 99% de los casos, se confunde cantidad con calidad. Una persona que tenga más de 4.000 followers no quiere decir que sea una persona «mediática»/»importante» y a la que es bueno seguir e incluso invitarle a esos eventos.

    – La gran mayoría de tus seguidores, si te has preocupado de desarrollar una absurda marca meramente profesional, a la mínima que pongas algo que no va con lo que sueles escribir, van a ignorar lo que tuitees del evento.

    – Existen lobbys 2.0, «pandillas» 2.0 o como queramos llamarlos (y cada vez se destapan más). ¿Qué ocurre con este efecto? Que entren en su propia burbuja de cadena de favores y se den mutuamente ese autobombo que hará creer a la audiencia que son importantes y tiene poder en twitter. Por eso suelen repetir como invitados a eventos.

    – A raíz de ese fenómeno surgen reuniones que «necesitan urgentemente» ser publicadas: Networkin,outworkin,secretworking… al final hay mil y una variedades de “asociarse”, me recuerdan mucho a la película de Gangs of New York.

    – Algo muy importante, y que poca gente contempla y/o habla de ello. Twitter empezó a desplegar su boom a principios del 2011 en España. ¿Qué supone esto? Que gente que estaba iniciándose desde antes de esa época en el mundo 2.0 ya se podían considerar como «Referentes». Tenían esa base o esos cimientos de followers como para empezar a crear su marca (no me gusta el concepto «personal branding»,buffff) y aparentar ser un referente en asuntos 2.0. La razón es que, como aparentaba «pilotar» mucho sobre este mundo y de ella se podía aprender, le sigo. Por tanto, la cantidad de Followers no me está garantizando ni calidad profesional ni conocimientos puros y prácticos. Tener 5000 seguidores en 2012 si empezaste de forma muy activa en el 2009… no tiene mérito.

    Por tonterías como esas muchos consideremos y, por desgracia, etiquetemos enumeremos comportamientos y actitudes en el mundo SocialMedia como “muy infantiles”.

    Por tanto, los encargados de reclutar a gente que les dé bombo, tendrían que hacer un mínimo estudio de quiénes son esas personas, si van a dar la difusión que a mí me interesa, si se puede contar realmente con ellos y si sus seguidores son parte de el target que busco. ¡¡No es tan complicado!! Y si no podéis ver el caso de @fotomaf y la cámara que le regaló Samsung. Eso es ser inteligente y organizar con cabeza 😉

    Espero no haberte aburrido 🙂

  4. […] con @pascualDrake sobre los eventos y los influencers al hilo de estos dos artículos: el suyo y el mio. Sobre los Premios Bitácoras, 27 de […]

  5. […] Tuve la suerte de hablar con @pascualDrake sobre los eventos y los influencers al hilo de estos dos artículos: el suyo y el mio. […]

  6. […] caso de los regalos, eventos o blogs trips no son nada nuevo, ya lo hablamos hace meses y las presentaciones de productos o los regalos a los periodistas son algo de toda la vida (solo que […]

  7. […] nos interesan para la marca. El término influencer está muy mal visto y tiene connotaciones que se acercan al canapero, pero no siempre es así, soy de las que piensa que cuando un bloghunting se hace correctamente […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.