Crónica de una carcasa acuática

Crónica de una carcasa acuática

He disfrutado del verano. Lo he hecho y mucho. Hace un mes avisé que mi blog se iba a la playa y os dije algunas de las cosas que llevaría en su maleta (aplicaciones, gadgets, complementos, libros). Lo que no os conté es que mi blog tenía ganas de descansar, tomar el sol y divertirse mucho. Como cualquiera.

Durante estas semanas de descanso hubo uno de los complementos que exploté al máximo: la carcasa acuática de lifeproof. Al final me gusta mucho la playa y jugar en el mar. Cuando era pequeña tenía una cámara analógica como la de la foto que me llevaba a la piscina… a veces pienso que pasé de ser niña a ser friki.

Reconozco que al comprarla me llegaron muchos comentarios sobre si me fiaba, si funcionaría, si en el fondo lo que quería era cambiar el móvil… vamos, que teníais más miedo que yo. Definivamente la he probado y es totalmente segura.

Eso sí, he aprendido algunas cosas sobre su funcionamiento que quiero compartir con vosotros:

  • La carcasa es difícil de poner y de quitar. Puedes usar el móvil con la carcasa puesta pero es un rollo escribir. Piensa bien cuándo la pondrás y cuándo la quitarás.
  • En el mar no se ve bien. Lo he intentado y pocas fotos han quedado decentes.

 

  • Salen mejor las autofotos. Cuando alguien te hace una foto no sabe bien dónde apuntar. Usa mejor la cámara de delante.

  • Cuando estás debajo del agua no puedes tocar la pantalla. Es decir, debes usar el botón «+» para disparar. Si quieres hacer vídeos en instagram tienes tres opciones:

1) Que no toque el agua en la parte de la pantalla


2) Darle la vuelta al móvil (instagram lo gira solo) y mientras pulsas el botón en la superficie de grabar puedes meter el objetivo en la cámara


3) Subir el vídeo directamente a instagram. Esto me pasó al final del todo, esta opción no estaba al principio del verano

 

  • La carcasa no sólo es para hacer el tonto, vamos, que te sirve para que no se te ralle en la playa o incluso para hacer fotos que no son acuáticas pero que tienes que entrar con el móvil en el agua.

 

Os recuerdo que la carcasa la compré en eBay (en una tienda concreta, no compréis una fake) y que lo podéis comprar en la web. Me encantaría deciros que esto es un post patrocinado pero no lo es, la carcasa es mía 😉 aunque me animo a probar cualquier cámara o accesorio, ¿eh? 😛

 

Por último, queria hablaros de la aplicación Flipagram que compré (sí, es de pago, pero me encanta pagar aplicaciones y no me duele gastarme menos de 1€ en ello) y probé. Da la opción de hacer vídeos con fotografías que has hecho y de hecho te autoajusta la duración del vídeo a instagram si así quieres. En este caso son tres vídeos: flipagram+ vídeo normal+ flipagram.

 

Shutterstock/ StudioSmart

 

Share

Suscríbete

* este campo es obligatorio, claro.

Selecciona libremente

Te puedes dar de baja en cualquier momento porque en todos los correos pongo un enlace al final. Pero vamos, que si no quieres saber más de mi, me lo dices y yo te dejo de dar la brasa.

Uso Mailchimp porque adoro al monito. Entiende que si te suscribes, guardaré tu información donde el monito. Aquí tienes su política de privacidad.


Comments

  1. ¡Cómo mola! Algo me olía por las fotos y los vídeos de IG. Cuando tenga una cámara de móvil decente, igual compro una, aunque no suelo ir a la playa. Por cierto, bonito bikini 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.