¿Cómo llamo a mi blog?


Soy una afortunada. Lo digo totalmente en serio. Suelo recibir mails por el blog, a veces son mails breves con preguntas puntuales, otras veces son mails más extensos y en ocasiones me preguntáis mi opinión sobre temas que no se me habían pasado aun por la cabeza. Este post es un ejemplo y está muy relacionado con el que saqué ayer sobre los principales fallos que se cometen al arrancar un blog.

En esta ocasión quiero hablar de qué nombre debes dar a tu blog:
– Tu propio nombre
– Ponerle un nombre de marca, con más gancho

Hablo con “conocimiento de causa” ya que he estado en ambos lados. El primer blog fue La chica del Facebook que tuve que cambiar a El blog de Clara Ávila. Además tengo activo (no tanto como me gustaría) El Ocio y el Madroño.

Ahora voy a intentar responder a qué es mejor: llamar a tu blog con tu nombre o con un nombre de marca. Y la respuesta es… Depende de lo que quieras, lo siento.

Me explico, cada uno tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Creo que con tu nombre creas más marca personal, vamos, que tienes la posibilidad de demostrar tu profesionalidad. A cambio confieso que me suena más ególatra y que creo que es más difícil de recordar (confieso que no quería llamar a este blog con mi nombre, pero que he podido aprovecharlo y rentarlo más)

Me gusta mucho usar marcas y no tu nombre, pero creo que cuando usas tu nombre conviertes ese rincón en tu casa. Con todo lo que conlleva. Te expones mucho más y te llevas más méritos. No eres el editor, eres tú el que escribe. También al que odian si pones algo que no gusta. Se personaliza lo que la gente piensa de tu contenido.

A cambio tener un mínimo espacio en la internet para ti es impotante, cuando digo personal es personal. Por ejemplo, cuando tienes como nombre de blog una marca, queda raro que subas tus clases o ponencias, eso son más tus trofeos, no los de una marca. Pero en tu espacio tiene todo el sentido (y de hecho tienes más posibilidades de negocio, la clase la das tú, no un blog)

Hay muchas más cosas que valorar, pensando en futuro creo que si en algún momento quieres vender el blog o hacerlo colaborativo es mucho mejor que no tenga tu nombre personal. Pero creo que eso es mucho pensar.

Por eso te recomiendo que pienses qué quieres hacer con tu presencia online, ambas son válidas, pero te sirven para distintas cosas.

Otra opción es tener ambas: una landing con tus datos básicos (CV, trabajos que has hecho, links al blog con la marca) y un blog con una marca. Ambos íntimamente relacionadas ya que seguramente el blog traiga más tráfico al estar más actualizado y porque los usuarios no siempre entran por la home de una web.

Venga, ahora debate, que los que lleváis más tiempo en la blogosfera seguro que tenéis una opinión más formada y seguro que vuestro caso es digno de mención 🙂

 

 

Imagen Mike Flippo

Share
Suscríbete a mi Newsletter.
Solo te mandaré cosas que molen :)

Comments

  1. “tienes que convencerte a ti mismo que invertir en tu propia marca no es igual a “guruizarte” totalmente!

    Suerte! 🙂

  2. Depende el caso es una gran opción!

  3. Flores de papel Says: enero 28, 2015 at 8:01 pm

    Y digo yo, en el caso de optar por la marca… ¿Bajo qué nombre recomiendas tú firmar los posts? Porque yo en principio optaba también por la marca, pero posts como este me hacen dudar…

  4. A pregunta del millón y que hasta creo que nadie la responde 100% honesta, como crear contenido cuando tu debilidad es escribir? Cuando no creas una buena expectativa? Cuando no tienes frases molonas? Pero quizá el contenido no sea tan malo?

  5. Buena publicación. Te entiendo perfectamente. En mi caso he probado varias opciones. Una de ellas que me gustaría compartir sobre elegir un nombre incorrecto. Mi primer blog solido se llamaba (o llama) Freellustration; un espacio en el que esperaba compartir mi gusto por la ilustración, pero cada vez me interesaban más temas y escribia discretamente sobre más cosas, pero el nombre del blog limitaba la idea, así que haci casi un mes decidí (con un poco de dolor) iniciar un nuevo espacio que estuviera abierto a mas temas y más vinculado a mí. Así nacio esquinaDC.com que aunque no tiene mi nombre, tiene mis iniciales, lo que lo hace un poco más personal, pero también con la apertura de tomar su propio rumbo. Es una decisión que pienso fue la acertada, pero el tiempo lo dirá…

    ¡Saludos!

  6. Hola Clara,

    Estoy disfrutando mucho de leer tu blog. Me parece increíble. Acabo de lanzar el mio. Deséame suerte!
    Un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *