Mi isla


Cuando empecé a estudiar en La Nave Nodriza el Gran Curso de Diseño de Producto Digital no sabía cuál sería mi proyecto final. Sabía que de una forma u otra iba a intentar vincularlo a Save the Children, ya que es donde desarrollo mi actividad profesional y porque la infancia es sin duda uno de los temas que más me motiva.

Aquí os dejo un pequeño resumen y os animo a que sigáis leyendo más abajo donde contaré cómo he llevado a cabo este proyecto.

Clara – Mi isla from Nodrizismo on Vimeo.

 

¿Cómo empezó?

Una pizarra blanca y un montón de post its en los que intentamos describir los problemas de la infancia en España. Me centré en el análisis en nuestro país porque habría sido muy difícil invesigar de otra forma.

Al final, y tras haber llenado una pizarra con vulneraciones de derechos, los agrupé por áreas temáticas y decidí investigar sobre los abusos sexuales a menores, que es una de las peores formas de violencia contra la infancia existente.

 

¿Cuál fue el proceso de creación?

Una vez teniendo definida el área sobre el que quería crear mi producto digital tocaba sentarse a investigar, buscar una solución, prototiparla, diseñarla y testarla. Siguiendo estos pasos, llegué al resultado final.

1.- Investigación

Para entender mejor la situación realicé cuatro entrevistas. Amparo, responsable de protección infantil; Thomas, analísta y Liliana, investigadora social; y periodistas especializados. En las entrevistas intenté siempre que ellos fueran los que me contaban y yo intentaba ordenar en mi cabeza cuáles eran las personas que se relacionan con el abuso sexual y el proceso por el que pasa un menor.

Una vez escuchadas todas las entrevistas llené una pizarra de post its en los que aportaba información sobre las distintas fases (prevención, detección, denuncia, reparación…)

 

2.- Ideación

Con toda la información en mi cabeza, tocaba ver una solución. Durante el proceso de investigación, en las mismas entrevistas, salieron muchos que mitigaban esta situación. Pero sin duda la que me parecía más interesante era la relativa a la prevención: evitar que más niños y niñas sufran un aburso sexual.

Sabiendo que me iba a centrar en la prevención seguí investigando sobre cómo empoderar a los niños, cuál era el segmento de niños más vulnerables y sobre qué dispositivos o plataformas utilizaba. Así empecé a prototipar las principales soluciones.

 

3.- Prototipado

Tijeras, goma eva y folios. Así nació el primer prototipo en el que ya sí, empecé a tomar decisiones sobre cómo iba a ser el producto digital que estaba diseñando.

 

Al final decidí centrarme en niños y niñas de 7 a 9 años ya que era el rango de edad más vulnerable. Decidí que estuviese optimizado para tablet ya que era el que tendrían más acceso. Por último el consumo de contenidos sería lineal, como un libro al que pondría juegos para darle interacción.

 

4.- Diseño visual y de contenidos

Estuve leyendo mucho material ya existente de prevención del abuso sexual y era principalmente de educación afectivo sexual.

Me imaginé cinco islas por las que el niño o niña podría navegar. Cada una de estas islas trataría un tema distinto: los secretos o cuando no les contamos a nuestros padres qué ha pasado; la de los besos o cuando damos besos a quien no queremos; las cosquillas, los juegos o tu propio cuerpo.

Todos los contenidos estaban realizados en tono positivo y con un esquema narrativo sencillo: situación – problema – solución. Dentro de la solución se ponía en marcha una actividad o dinámica como gritar, repartir besos, etc.

A nivel visual intenté buscar un estilo que no fuera demasiado infantil para que no causase rechazo entre los menores. También revisé muchas aplicaciones destinadas a niños y niñas de esa edad para ver mejor cómo pintaban y cómo comunicaban.

La pantalla central que encontrarían los niños y niñas sería este plano de islas donde podrían seleccionar la que quisieran y descubrir el interior de cada isla.

5.- Test de usuarias

El trabajo no terminaba ahí, sino que fui a uno de los centros de Save the Children donde distintos grupos de niños y niñas pasaron y testaron la aplicación. De ahí tomé muchas notas y mejoras que realizar como incluir más juegos o ponerle voz para los niños que leyeran un pelín más lentos.

¿Cuál es el resultado?

De cara al diseño de producto me he centrado en una aplicación tablet para niños de 7 a 9 años, que es la edad en que las niñas son más vulnerables, y también por su capacidad lectora.

El dispositivo es una tablet porque es el dispositivo que más usan además de poder estar presente en las escuelas. El objetivo es maximizar el impacto en el segmento más vulnerable para favorecer el empoderamiento de los menores y evitar los abusos sexuales.

La propuesta de valor está claro: El proyecto aporta protección a los niños y niñas, que serán los beneficiarios directos.

Aquí podéis ver un pequeño recorrido en la aplicación.

Share
Suscríbete a mi Newsletter.
Solo te mandaré cosas que molen :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *