18 thoughts on “¿Esto es publicidad?

  1. José Carlos León 9 julio, 2013 — 15:03

    Hola Clara, interesante como siempre.

    Lo que pasa es que twitter es un medio muy nuevo y hay un «vacío legal» sobre todo porque Internet no es un país concreto. Pero la Ley General de Publicidad ordena que en cualquier medio público, se diferencie claramente el contenido informativo del publicitario. Los publirreportajes deben estar identificados como tal, los anuncios (en algunas revistas y periódicos aún lo verás) deben poner «publicidad» en la cabecera, etc.

    Si un famoso, o tú o yo, habla de una marca en SU MEDIO DE COMUNICACIÓN PROFESIONAL, sea Twitter, web o lo que sea, debe decir que es publicidad. Y como dices bien, si te pagan por decirlo es publicidad.

    Mientras que si un famoso, o tú o yo, hablan de una marca en SU MURO O PERFIL PERSONAL, porque le da la gana y nadie le paga por ello, no es publicidad.

    No se trata de lo que nos guste o nos parezca, sino de lo que dice la ley. Y mientras no la cambien, es lo que hay.

    Un beso, compi.

    J.

    1. Te agradezo el comentario. Esa parte no la conocía y dice lo mismo que la frontera que comentaba en mi post.

      Un besote y unas cañas pronto 😉

    2. Me has quitado las palabras de las manos, José Carlos.

      Los profesionales que se indignaron no lo hicieron porque fuera publicidad, Clara, lo hicieron porque es algo ilegal. 🙂

      1. Ehm, algunos me da que se indignaron porque no habían pillado cacho.
        De todas maneras, se consiguió lo que se quería: que el mensaje se moviera por toda esa legión de usuarios que no se paran a pensar si es legal, ilegal o alegal algo que se hace en las redes, sino que sus famosetes favoritos compartían un contenido. Y todo ello a pesar de que el de Berto fuera el que más se compartió.
        Eso sí, sabias palabras las de Clara.

          1. y yo pregunto… es twitter un canal profesional como para tener que diferenciar de un medio generalista?

      2. Ojo, que mi reflexión no iba hacia la legalidad de pagar un tuit y no indicarlo sino cuando recibes un regalo…

  2. Buenas Clara:

    Me ha gustado tu punto de vista sobre el tema, estoy más de acuerdo contigo que con @Calvoconbarba (lo siento, tio). Creo que lo que habría que pensar es desde el punto de vista del consumidor, yo como consumidor me gusta saber cuando un contenido es pagado o no.

    En este sentido, si hay pago quiero saberlo y que me avisen con hashtag o lo que sea…

    Igualmente si es un viaje pagado o un regalo de empresa, normalmente se nota, pero me gusta que también se avise (en un blog empezando por, «la marca XXX nos ha invitado o nos ha prestado…»), pero como dices, la mayoría de las veces aqui hay libertad de publicar y el tono del mismo.

    Este tema es dificil, pero creo que has explicado muy bien si hay pago es #publi , el problema es que incluso en el «Mundo Real» esa frontera se esta rompiendo y ya no se avisa muchas veces, conozco por experiencia revistas de tendencias cuyo contenido en 100% pagado y por desgracia no lo dicen ni avisan…

    Si es invitación, regalo o muestra de prueba creo que es más difcil avisarlo pero muchas veces se sobreentiende.

  3. Enhorabuena por el post, es realmente interesante y daría para un debate.
    Personalmente creo que los regalos o contar cosas sobre un evento vía blog, instagram, Twitter y demás no deben considerarse publicidad ya que creo que la nueva era de la Social Media que todavía estoy descubriendo, a la gente le gusta contar al mundo lo que le pasa y que te llegue un regalo o ir a un evento es parte de ello.
    Creo que la clave la has dado con lo de «escribo, instagrameo o twitteo lo que me da la gana» , nadie me paga ni me obliga contractualmente a ello.

  4. Hacer Follow ó Unfollow. Ahi reside todo Clara . La última decisión es tuya

  5. pablo sammarco 10 julio, 2013 — 11:53

    Me parece realmente llamativo que nadie haya mencionado lo más obvio: nos encontramos ante un caso de publicidad vs publicity/Relaciones Públicas. En ocasiones nos obsesionamos por «etiquetar» las cosas, sin pararnos a pensar en que lo que realmente cambia son las herramientas y plataformas, no las estrategias. Me explico: antes, sólo era el periodista quien recibía «regalos» de las marcas, y era él quien decidía si le daba «cuartelillo» o no. Los tiempos cambian y los «influencers» y la tecnología con ellos, de ahí que este tipo de acciones hayan «evolucionado» hacia bloggers, tuiteros y similares.

    Resumiendo: si es pagado, PUBLICIDAD; si no hay una transacción económica (sin contar el «cohecho»), RELACIONES PÚBLICAS. Da igual si lo publica por telegrama o por Twitter 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Quieres saber más?

Te puedes dar de baja en cualquier momento porque en todos los correos pongo un enlace al final. Pero vamos, que si no quieres saber más de mi, me lo dices y yo te dejo de dar la brasa.

Uso Mailchimp porque adoro al monito. Entiende que si te suscribes, guardaré tu información donde el monito. Aquí tienes su política de privacidad.

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close