Siete frases que no debes decir a una embarazada

El embarazo es una época maravillosa. Bueno, o no. Las nauseas, la pesadez, el insomnio… vamos, que depende de cómo sea tu embarazo, te parecerá precioso o “un medio” para tener un bebé.

Una vez me dijeron que el único trimestre que merece es el segundo, ya que en el primero te encuentras fatal y el último no puedes con tu vida.

Cada embarazo es un mundo y cada una lo vivimos de una manera. En mi embarazo, que ha sido durante la pandemia, lo he considerado un embarazo solitario y poco compartido (mucha gente no me ha visto la barriga, no he tenido baby shower…), además de tener más miedo y achaques de lo que me gustaría.

Sin embargo, y pese a que cada uno lo vive de una forma, parece que las frases de “meter miedo” se repiten en todos los casos. Hoy os traigo un recopilatorio de las que más me dijeron a mi.

Aprovecha para dormir

En el primer trimestre no podía ni moverme y en el tercero tuve insomnio hasta el día del parto. A todo eso hay que sumar las mil doscientas veces que te levantas para ir al baño por la noche. 

Eh, pero recuerda… tienes que dormir. Como si eso fuera una tarea sencilla.

Y ahora os digo, después de estar dos meses con un bebé… prefiero mil veces despertarme para darle de comer, a estar totalmente desvelada una noche por el embarazo. Que nadie se preocupe, que cuando decides que vas a tener un hijo, asumes que no vas a dormir.

Disfrutad ahora, que luego con el niño

Vamos a ver, que tener un hijo no significa que el mundo se acabe. De hecho, con un bebé podrás volver a comer jamón serrano.

Ahora en serio, está claro que con un bebé tienes que adaptar tus actividades. Pero puedes salir a comer, pedir cena a casa y ponerte una peli (aunque te quedes dormido). Os aseguro que la pandemia ha cambiado más mi forma de ocio que tener a Gabi en mi vida.

Y de nuevo, cuando decides tener un bebé, asumes que tu ritmo de vida será otro. Pero os aseguro que yo lo disfruto.

Tampoco es para tanto no poder comer/ beber/ hacer X cosas durante el embarazo 

Esta frase es muy típica de hombres (en mi caso fue así). Y lo siento, pero no estoy de acuerdo. Es un rollo no poder pedirse una ensalada en un bar o no poder cenarte unos huevos rotos. 

Recuerdo que cuando volvimos de vacaciones, quise comprarme un bocadillo y solo podía comer uno de todos los que había. Y claro, tú eres un saco de hormonas, y yo me puse a llorar.

Eso sí, para quien no tiene que dejar de comer o beber o montarse en las atracciones… lo de “no poder hacerlo porque estás embarazada” no es para tanto. En serio, dejad que las embarazadas se quejen de no poder tomar vino, no pasa nada.

La preparación para el parto/ el libro que te has leído/ el curso que has hecho luego no te va a servir para nada

Esta me la dijeron mucho porque confieso que durante el embarazo me hice cursos de crianza, de salud, de embarazo, de maternidad, de parto y hasta de porteo. Me leí 5 o 6 libros y me formé todo lo que pude.

Y sí, me ha servido. Me ha dado seguridad. Me ha dado herramientas, recursos y tranquilidad. 

Claro que el instinto es importante, pero la base por la que decido, la tengo ahí. Claro que he aprendido sobre la marcha, pero si hubiera tenido que aprender todo de cero, seguramente me habría agobiado más.

Por eso os digo… dejad a las futuras madres que se preparen o no como quieran. Yo fui feliz aprendiendo y me molestaba que, cuando intentaba crear mi red de seguridad, alguien me dijera que eso “no serviría”.

Echarás de menos el embarazo porque es una época maravillosa 

Ajá. Sí. Claro. Lo mismo tú tuviste un embarazo maravilloso. Pero yo prefiero tener a mi bebé en brazos. Además, esa frase se dice mucho cuando te estás quejando… “me duele la espalda y tengo ardor”, “luego echarás de menos esa época”… pues mira, ya no tengo ni ardor ni dolor de espalda. Lo mismo no todas las mujeres echan de menos el embarazo y, sobre todo, lo mismo hay que dejar que una embarazada se queje si tiene motivos.

Cualquier frase que empiece con “en mi parto”

Parad de contar vuestros dramas sin ser preguntadas. O los dramas de otras personas.

Si quieres contar tu parto, aunque sea precioso, pregunta antes si la otra persona quiere escucharlo. Yo leí muchos relatos de parto para entender en qué momento pasaba cada cosa (mucha gente me dijo que no serviría para nada ejem ejem)… pero lo decidí yo. Eso sí, tuve que parar a varias mujeres que empezaban a contarme un parto drama.

Si estás embarazada, no escuches ni una sola historia de parto que no quieras escuchar. Párales con educación, tipo… “perdona, pero prefiero no escuchar historias chungas para no ir con miedo”.

No vas a aguantar sin la epidural, estás loca, con lo que duele

Está la escuche unas mil veces. Desanimando. Metiendo miedo. Haciéndome menús libre en mi decisión.

Es importante ir al parto con la mente abierta y aceptar anestesia o no según como te encuentres. No eres ni más ni menos mujer.

Pero por favor, cuando una mujer decide algo, es mejor que la animes a que le metas miedo. Yo aguanté y lo volvería a hacer. Pero me tuve que apoyar en muchas mujeres que me dijeron “no escuches”.

Y hasta aquí mis siete frases favoritas que debes dejar de decir a las embarazadas. Te toca a ti, ¿cuál te molesta más? ¿Me ayudas a añadir alguna?

Categories Maternidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close